Esclavitud 2.0

Hace algunos días un amigo que está escribiendo una novela de ciencia-ficción me preguntó ¿Cómo te imaginas el futuro? Y le respondí, en el futuro tendremos un chip que interactuará con los procesos sinápticos del cerebro humano. No hará falta celulares y habrá mucho cristal.

Le comentaba que ya existe una persona en el mundo que tiene un implante cerebral con el fin de mejorar la percepción sensorial, el primer cyborg del mundo reconocido por un gobierno, el artista Neil Harbisson quien sufre de una condición visual desde su nacimiento denominada acromatopsia. Esta condición sólo le permite ver el mundo en blanco y negro. Cuando cumplió 20 años de edad, Neil creó y se instaló un eyeborg en la cabeza para poder ver los colores. Sin duda un suceso histórico en el mundo de la interacción entre humanos y máquinas.

Es claro que en la medida que se desarrollen la física, la biología, la genética y se produzcan avances en nanotecnología, aparecerán nuevos materiales, que permitan superar las leyes conocidas, permitiendo aplicaciones nunca antes vistas en ciencia y tecnología, se habrá cerrado quizás la brecha digital, pero ¿Qué clase de futuro nos esperará ? ¿Se resolverán los problemas políticos o sociales?

Es una pregunta recurrente, y que Hollywood nos ha mostrado en varias oportunidades su visón en diferentes cintas como Blade Runner, Matrix, UP, o inclusive en series como Continuum, desde diferentes perspectivas pero con un ingrediente en común. Se acerca la Esclavitud 2.0

Al día de hoy nos hemos vuelto tecno-dependientes. Hace algunos años era común saber los números telefónicos de todos los familiares y amigos. No era más que preguntar ¿cuál es el número? y en cuestión de segundos allí estabas, como si se tratase de declamar poesía decías uno a uno los dígitos del número. Con la llegada de la telefonía celular poco a poco cedimos espació en nuestra memoria a otra cosas. Nos adaptamos a no tener que recodar los números, y es que difícilmente recordamos el de nuestra pareja, porque normalmente lo tenemos de primero con doble A para que se haga más fácil su localización.

Es difícil de aceptar, pero dependemos de un aparato móvil para recordar cosas como las claves bancarias, que muchas veces son almacenadas en estos “smartphones”. Vivimos el inicio de nuestra propia sentencia, comprada por nosotros mismos y en la cual hacemos el mejor esfuerzo en comprar el mejor esclavizador.

Pasó seguido hemos ido abandonando la privacidad. Sin gastar tiempo indicamos donde o con quiennes hemos estado, con una precisión de 3 metros, no nos disgusta indicar nuestras preferencias públicamente, que comida hemos cenado, y algunos hasta exageran indicando las veces que van al baño. De aquel individuo que guardaba la relación entre el tamaño de la reja de su casa y su vida personal ya poco queda. Estamos sedientos en mostrarnos al mundo exponiendo nuestras vidas, en darles a desconocidos nuestra información, que pensamos, para que ellos nos muestren sus ofertas adentrándonos en la personalización de nuestros gustos, de contenidos e información. Acaso no han notado que cuando llegan a leer el periódico en línea la publicidad coincidencialmente es referente a algo que has estado consultando?

De aquella privacidad quedará la exposición al consumismo. Pero eso no queda allí, ya se han estado modernizando los medios de pagos, el desarrollo de adaptaciónes e implantes en el cuerpo como mecanismos de transacciones, y para que el procedimiento no sea repetitivo el mismo medio de pago pasa a ser tu identificación única, la que al cruzar las fronteras mostrará desde la información de tu ADN hasta que fue lo último que publicaste en twitter, pasas de ser uno en 40 mil millones a un ser único donde se te pueda individualizar por tus creencias, salud, condición, genes.

Aquello de que todos los seres serán iguales desaparecerá poco a poco. Hay que ver los intentos frecuentes de regulaciones europeas, americanas y nacionales, para observar la reducción de las libertades mediante leyes, a fin de favorecer a las grandes disqueras, las grandes empresas, las mismas que en el día de hoy tienen un poder enorme en las decisiones que se toman en los gobiernos, las que le imponen agenda a todos los presidentes, las que se han ido apoderando de los recursos naturales, las que en el día de mañana nos evitarán el tener que ir a urnas para elegir nuestros representantes, ya que ellas nos representarán.

Claro, y es que siendo ellas las dueñas de la información que les cedimos conocerán aún mejor que nosotros las necesidades con las cuales nos conformamos para vivir. Nos clasificarán, nos seleccionarán, sabrán tus habilidades y fortalezas y las alinearan y complementarán acorde a sus intereses al inicio, luego no habrá necesidad, porque en laboratorio solucionarán los cadenas de ADN inservibles. Nos quitarán el gen de la libertad. ¿Y los demás? Desechados o reciclados. Ojala no como alimentos de alguna cadena. ¿Si han visto la película Cloud Atlas? , ¿saben que comían en la cafetería, sopas elaboradas de personas? Con el crecimiento de los alimentos transgénicos, ¿Estamos seguros de que comemos en algunas cadenas de comidas famosas?

Viviremos en un mundo finito, con propiedades verticales, y sin espacio para todos. Aquella idea en que la brecha digital realmente resolvería las desigualdades sociales, habrá sido eso, una idea más que no fructificó. Seguramente no habrá guerras, pero tampoco habrá paz.  Lo que quedará, una sociedad de esclavos frente al amo y señor, La Corporación.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s